El reporte “Cañitas”

Personaje de la película Cañitas, que representa a la supuesta entidad demoniaca que apareció en casa de Trejo.

Carlos Trejo es uno de tantos investigadores de lo paranormal; su fama (mal habida) es peculiarmente notoria con respecto a los demás traficantes de misterios debido a las siguientes características:

Es famoso en todo el mundo y el más importante de todos los tiempos (sic), es uno de los diez escritores más importantes de México, en especial por “Cañitas” (resic), sus actividades como cazafantasmas están certificadas por la OMIP (Organización Mundial de la Investigación Paranormal). Cabe agregar que el propio Carlos Trejo fundó y preside dicho organismo (del que no hay constancia legal de existencia).

Aunado a estas muestras de humildad y sencillez, es sabido que Carlos Trejo ha logrado relacionarse con gente de los medios para obtener su actual estatus. Debo resaltar el hecho de que han sido los mismos medios los que han actuado de manera irresponsable al no ofrecer espacios a la perspectiva crítica y racional de lo paranormal, dejando sin alternativa a quienes buscan un apoyo en las disparatadas ideas de los investigadores de lo paranormal o parapsicólogos.

Un anuncio del estrambótico Walter Mercado en TV por ejemplo; ofrece solución a problemas (de una forma muy general), y para ello da fe con un testimonio de alguien que encontró solvencia a sus penas y angustias gracias a la “línea psíquica de Walter”. Sin embargo nunca se hace la aclaración de que ese testimonio es una vil dramatización. Pero ya sabemos lo honestos que son estos personajes.

Lo mismo ha sucedido con Carlos Trejo, pues le han abierto muchas puertas en espacios de radio y TV que en nuestro país son menos afortunados en eso de difundir información de calidad intelectual y cultural. Ahí Trejo, el más importante investigador de lo paranormal, ha difundido sus sandeces sin que nadie objete a ello.

Nosotros estudiamos primero lo lógico para luego ir a lo inlógico. Mi equipo cuenta con más de 2,000 investigadores…

– Carlos Trejo

Sin embargo tengo que reconocer que alguna vez algún programa ofreció espacio a personas que pudieron objetar las afirmaciones de Trejo, tal fue el caso de un psicólogo (verdadero). Pero en este reconocimiento, no puedo dejar de lado el hecho del único objetivo que la mayoría de los medios en México tienen; elevar sus niveles de rating con la polémica, el morbo y el sensacionalismo caliente. Pero de ese asunto no me ocuparé ahora.

El libro Cañitas

¿En verdad merece Carlos Trejo ser llamado escritor (uno de los mejores)?

La pregunta realmente es ofensiva tanto para lectores como para escritores respetables, pues ninguno estaría de acuerdo en apoyar esta idea (misma que Trejo ha proclamado sin vergüenza alguna en diversos programas de la televisión mexicana, sobre todo en el de Adal Ramones). En su prólogo, dentro de esta nueva edición (corregida y aumentada), Trejo se refiere a la parapsicología como una ciencia. Una ciencia que según él “se basa en narraciones de una o varias personas”. Sabemos como funciona el método científico (el testimonio no le pertenece), y sabemos también que la parapsicología no es una ciencia definitivamente. Además Trejo nos advierte que “no desea convencer a nadie” … ¡Ay de aquel incauto que le creé!

“Sí, es increíble ¡caray! Es fenomenal … He realizado más de 15,000 investigaciones en el mundo. Tengo un compromiso con la gente y por eso descubriré la verdad tras el Queen Mary, el Monstruo de Loch Ness y las Muertas de Juárez, esto claro, a la brevedad, pues ando muy ocupado con mi obra de teatro Cañitas La Casa del Terror, donde soy productor. Y no se diga de mi película también”.

– Carlos Trejo

A las seis de la tarde se desatan las fuerzas del mal …

Esta premisa se encuentra varias ocasiones en el libro. ¿No bromea Carlos? ¿Y por qué a las seis y no a las nueve? Cabría preguntarse también si el ente al que Trejo describe, deseaba matarlo a él y a sus conocidos, ¿por qué no, al poseerlos, hizo que se encajaran un cuchillo o que se lo encajaran a alguien más? ¿Por qué si un ser maligno puede hacer todo esto, no puede matar rápida y eficazmente a sus víctimas? Si un ser tan poderoso puede convertir las cortinas de tela en muros de concreto, ¿no puede eliminar a Carlos Trejo y por el contrario lo deja vivir en el mismo lugar donde reside por más de una década? Por supuesto, para quien haya leído tanto el libro azul como el libro rojo de Cañitas, es notorio el hecho de que un análisis simple a este librajo lo deja en la categoría de papel sanitario. En definitiva no pasa el examen para calificar a Trejo como uno de los mejores escritores de México, sino como el peor. Debo agregar que el hecho de haber reeditado el libro es un esfuerzo futíl, que demuestra que Trejo nunca tuvo en mente otra idea que la de sacar dinero con la vendimia de su ficción (que en su primer edición ya nadie compraba).

Es esta nueva edición pues (revisada y aumentada, que no corregida), un pésimo trabajo editorial, un libro que entre la página 48 y 49 posee 16 páginas sin numerar, y por lo tanto no consecutivas, esto sin mencionar los errores gramaticales propios del cantinflismo de Trejo (“… te voy a matar perra, junto con la mayoría de todos ustedes”). Revisemos algunas citas del tan apodado libro “Cañitas Reloaded“:

Página 10. 2o. Párrafo (al final): La “Bruja Margarita” les pide que se cuiden y que no salgan después de las 6:00pm porque a esa hora se desatan las fuerzas del mal.

¿Qué no salgan de donde? ¿De su casa o de la casa de la bruja?

Página 13, 1er Párrafo: “… los aparatos eléctricos se encendían solos y el televisor se cambiaba de canal sin ser digital, sin embargo, nunca se le dio la importancia debida.”

Carlos Trejo nos demuestra que hasta él es escéptico en casos como este, y que realmente no deben tener importancia cuando se desea ser cazafantasmas. Hay que notar que Trejo ahora es capaz de videograbar botellas que se mueven solas (mediante un hilo tirado por “alguien”, claro) en su casa de Cañitas, pero en aquél tiempo no logró videograbar al menos un aparato eléctrico que se encendiera y apagara solo.

Página 16, 1er Párrafo: Si el título del libro fuera El Exorcista en lugar del de Cañitas y en lugar de un tal “Emanuel” fuera una “Regan”, entonces cambiaríamos Trejo por Blatty. Es muy notorio que los antecedentes de la ficción Cañitas fueron precisamente El Exorcista, el Ente y Amity Ville, películas también ficticias cuyos casos “reales” donde basan sus historias tienen poco que demuestre su veracidad, y sus paralelismos con la historia que Trejo narra son sin lugar a dudas un plagio de la misma idea.

Página 41, Capítulo “El reto”, 1er. Párrafo: “Teníamos diez minutos para llegar (cinco para prenderlo y veinticinco para terminar lo ya empezado).”

Trejo nos demuestra sus dotes para las matemáticas.

Página 41, Capítulo “El reto”, Última parte del párrafo final: “Sin pensar en el ferrocarril, de inmediato nos dispusimos a saltarlo como pudieramos”. Página 56 – 1er. “Fotografía: Disposición del tren cuando Carlos Trejo intentó saltarlo.” – Pie de foto.

Aquí Carlitos nos demuestra sus habilidades atléticas, pues por la prisa no podía simplemente rodear el “inmenso tren”, o simplemente pasar entre los vagones.

Página 61 (77), a media página: “… me había convertido en un compositor cotizado.”

Carlos Trejo nos demuestra su importancia en el ambiente musical, en alguna ocasión en los programas de Nino Canún dijo que componía para grupos como Menudo (el de aquél entonces, lo cuál por cierto otro personaje desmintió en ese mismo programa: Juan Chía). ¿Quién puede presentarme una canción escrita por Trejo que haya sido interpretada por un cantante popular o importante como Juan Gabriel o Vicente Fernández? De menos una de Gloria Trevi, de quien Trejo dice ser amigo y haber grabado en sus estudios junto con Sergio Andrade.

Página 66 (77), a medio párrafo: “… ambiente adecuado para el acto.”

Trejo reconoce que es una actuación.

Página 71, último párrafo: “La intención era evidente, queríamos alejarnos lo más pronto posible.”

Carlos nos demuestra que desde entonces está deseoso de alejarse de la casa #51 de la calle de Cañitas, pero el maligno ente no lo ha dejado salir (y tampoco lo ha podido asesinar). Luego de haber asistido al programa de Nino Canún, a Trejo le llegaron visitas deseosas de entrar y permanecer en su casa embrujada. Ahí Carlitos aprovechó para cobrar las entradas y quizá por ello ya no le fue posible alejarse de su hogar (que según testimonios es de la tía de su esposa fallecida).

Página 73. Nadie nunca se acercó para rentar la casa que Trejo quería dejar, pero en la página 71 (texto de mi cita anterior) la gente hasta con engaños quería entrar.

Página 75. No cualquiera entra en los archivos de la nación, se necesita un permiso especial si se desea consultar material verdaderamente viejo. Sin embargo Trejo investigó los antecedentes de su hogar ahí.

Página 76. ¿A Sofía la mató un ente o una energía? De esto que al parecer es la parte más oscura de la historia (fuera del contexto del libro), es posible confirmar que Sofía, la primer esposa de Carlos Trejo falleció en un hospital en efecto, pero por una condición completamente alejada de cualquier denominación “paranormal”. Un testigo en especial involucrado en el caso fue el Señor Enrique Dávila, quien llegó a enviarme algunos mensajes de e-mail antes de desaparecer de “la escena”, donde corrobora que “el caso Cañitas” es una vil paparrucha.

Página 101. Carlos Trejo describe por qué los perros son esenciales en la investigación de los cazafantasmas. Recomiendo leer la colaboración sobre entrenamiento para perros que nos enviaron.

Página 105. Luis Noguez, es referenciado como experto en medicina forense por computadora [?]. No confundir con Luis Ruíz Noguez -tiene su propio blog de crítica a la ufología y las pseudociencias en Marcianitos Verdes- quien también llegara a participar en los programas de Nino Canún. Dudo que Luis Noguez el cazafantasmas tenga una formación científica, y su grado de experto le fue otorgado en la misma OMIP (Organización Mundial de Investigación Paranormal) que el mismo Trejo fundó y preside. Debo decir que que muchos análisis de Trejo hechos por Luis Noguez son realizados “vía computadora forense”. Una actividad que ni Trejo ni Noguez parecen conocer y que aluden de forma rimbombante y jocosa. Por ejemplo, es imposible emitir un juicio con una simple fotografía (sobre todo si es digital). Y me parece que las computadoras conocidas son la Amiga, la Commodore, la Spectrum, la Computadora Personal (PC), la Macintosh y la Silicon Graphics, por mencionar las más populares, ¿pero qué hay de las computadoras forenses?

La casa #51 en la calle Cañitas:

Según relatos de Trejo, debajo de su hogar (precisamente en el patio), hubo alguna vez catacumbas aztecas. Esta conclusión comenzó a partir de una supuesta investigación que el propio Trejo hizo en los Archivos Generales de la Nación, y culminó cuando también supuestamente Carlos realizó excabaciones en su hogar para hallar supuestas evidencias de dichas catacumbas y de unos restos humanos.

Algunas afirmaciones descabelladas:

En los cantares de Carlos Trejo (recordemos que también dice ser compositor y tener una banda de rock), ha habido afirmaciones realmente descabelladas, lo cual es referirse, por mi parte, al hecho de un modo muy suave. Sus disparates anticientíficos (por no mencionar sus palabras altisonantes) y “evidencias” en video no han hecho más que demostrar que de científico este hombre no tiene nada, y de cazafantasmas menos (apelativo cuya autoría endilga a Cristina Saralegui). Su modo violento de reaccionar ante la crítica y a la competencia (en el mercado de lo paranormal) lo evidencian como todo un criminal, un egomaniaco y hasta psicópata (de hecho el análisis que hacen de John Reed en UFOWatchdog es algo que se ajusta mucho a Carlos Trejo).

¿Carlos Trejo, la figura pública #1 de México, en prisión?

No tengo seguridad de cuantas veces Carlos Trejo ha ido a prisión, pero tengo conocimiento de que ya estuvo una vez. El encarcelamiento se lo ganó a raíz de calumnias y difamaciones que emprendió contra el matrimonio de los Dray (investigadores de la TCI), originarios de francia y residentes nacionalizados en México, fundaron una asociación civil debido al trágico fallecimiento de su única hija Karinne. El 11 de mayo del 2001 se giró orden de aprehensión contra Carlos Enrique Trejo Ávila por el delito de difamación (difamaciones que según el testimonio del propio matrimonio Dray, incluyeron obscenidades hacia su hija fallecida). El acta que precedió a su orden de aprehensión fue la TOL/AC/II/8188/2000 y la orden emitida el 17 de abril del 2001 (causa: 129/2001) levantada en la delegación Gustavo A. Madero de la capital mexicana. No está de más mencionar que Carlos Trejo pudo tener ese problema varias veces más (multiplicado por el número de personas a las que difamó, entre los que se cuentan también varios traficantes de misterios y su servidor, autor de este artículo).

Todavía el pasado 19 de mayo del año 2007 Trejo fue encarcelado en el Reclusorio Norte del D.F. por el delito de uso indebido de documentos privados (caso de la chica “poseída” que en realidad sufría de un problema psicológico). Si bien ha alcanzado a salir bajo fianza, es debido a que se considera que los delitos en que incurre no son “tan graves”. Lo grave aquí es que se multiplican y a nadie le es respetado su derecho a disentir con él.

Conclusiones

El psicólogo Héctor Escobar en una investigación profunda del caso, determinó que Carlos Trejo es un psicópata. La tragedia de la muerte de su primer esposa obedece a causas completamente verificables y fuera del marco paranormal. El libro Cañitas es una ficción incoherente y en ocasiones inconexa, que pierde sentido dejando de lado detalles que son mencionados y luego olvidados (a esto literariamente se le conoce como el conflicto que crece a saltos). Durante algún tiempo el libro fue anunciado por el departamento de Marketing de editorial Planeta dentro de la categoría “no-ficción”. Envié un mensaje a dicha editorial cuestionando tal anuncio. Tiempo después la editorial me respondió excusándose por ello con el pretexto de que vendían libros para todos los gustos, aunque más tarde la categoría de “no-ficción” pasó a la de “ficción” para el escrito de Trejo (eso es algo que dentro de todo se puede celebrar).

“Hay una técnica especial para tratar de ubicar a la gente con un ser querido pero vamos, es una técnica que lleva cierto tiempo y la hemos tenido en … em … hmmm … en teoría y la hemos practicado y vamos, llevamos una bitácora con cierta exactitud. En la cierta exactitud va muy positivamente. La persona aunque fallece, aunque ya no estás, sí puedes en un momento dado tener cierto tipo de comunicación ….”

– Carlos Trejo

Bibliografía:

  • Trejo Carlos, Cañitas. Editorial Selector.
  • Trejo Carlos, Cañitas, nueva edición corregida y aumentada. Editorial Planeta.

Programas de TV y radio:

  • Cada Mañana, TV Azteca. Diversos conductores.
  • Nuestra Casa, Televisa. Conducen Jorge “Coque” Muñíz y Talina Fernández.
  • Otro Rollo, Televisa. Conduce Adal Ramones.