La Ouija. ¿Hay algo nuevo en el mundo espiritual?

La tabla Ouija (güija o tabla “cuija” como cariñosamente le llaman en México) fue inventada por Elijah Bond y comercializada por la empresa de Charles Kennard en 1890, quien por cierto afirmó que la palabra ouija significaba “mala suerte” en egipcio, nada más falso (de ahí arrastran los charlatanazos la tradición egipcia de la ouija). Cuando la empresa de Kennard quebró, perdió la patente de la ouija y la ganó su ex-empleado William Fuld, quien después afirmó que ouija era un compuesto de dos palabras que significaban “Si”, en francés y alemán respectivamente. La patente fue vendida finalmente a la compañía Parker Brothers.

La tabla consiste simplemente en un tablero (en sus versiones más modernas este tablero deja de ser de madera para ser reemplazado por materiales plásticos). En el tablero hay letras y números, además de la palabra “SI” y la palabra “NO” entre otras que se le han adicionado últimamente, y la acompaña un apuntador que supuestamente señala las respuestas. Cuando el juego comenzó en la antigüedad se usaban tarjetas con las letras y los números impresos, se acomodaban alrededor de una mesa y los participantes jugaban con un vaso de vidrio que servía como apuntador y se denominaba “el juego del vaso” (o “vasografía” según expertos en basurografía).

Se afirma también que la ouija tiene capacidad de abrir portales hacia dimensiones o mundos desconocidos, y que otras entidades que pueden incluir a las extraterrestres, pueden comunicarse por medio de ella, otorgando conocimiento sobre el presente, el pasado y el futuro.

El problema con la ouija es que siempre debe intervenir una persona o más para que funcione. Y es en esta intervención “sobrenatural” donde las manos del usuario influyen para que revele algún mensaje (aquí donde se puede afirmar que los supuestos fenómenos ocurren por pura sugestión). Lo mismo pasa con los péndulos que usan dijes (que en algún tiempo se llegaron a usar para encontrar tesoros perdidos) y con los huesitos “Y” de los deseos que en ocasiones se encuentran en la carne de los pollos y los cerdos (según el banquete) que se emplean en la radiestecia. La prueba que demuestra fehacientemente que no hay nada de sobrenatural en la ouija y que es superstición y sugestión de la más pura por parte de quienes la usan, es que no han logrado obtener algún tipo de conocimiento que avale sus creencias sobre ella, es decir, no preguntan cosas que ellos mismos no sepan, y ni la ouija o el ente que atraves de ella habla, les responde cual será el próximo número de la lotería o algún dato de tipo científico, y, aunque sé que estos contra argumentos son comunes, ¿por qué entonces no hay respuestas que ofrezcan los usuarios de la ouija que den evidencia plena de la existencia de un mundo espiritual que vaya más allá del simple testimonio?

Su juego inicia preguntando a alguna entidad sobrenatural si desea conversar con nosotros. En el supuesto caso de ser afirmativo, el(los) usuario(s) de la ouija entablan una relación con una supuesta entidad que puede durar uno o más días. Y esta relación puede tornarse conflictiva, de posesión demoníaca o incluso dañina. Mucha gente afirma que luego de usar la ouija les comienzan a ocurrir fenómenos extraños que se asocian a los poltergeist o al mismo Lucifer. Y aquí llega otro problema, ¿Porque los ateos y escépticos que juegan con la ouija nunca tienen problemas de ninguna índole? (Al menos nosotros nunca hemos tenido respuesta alguna usando la ouija y mucho menos problemas de ningún tipo).

Cuando la ouija no parece funcionar, los expertos en el tema afirman que es porque uno de los usuarios no está predispuesto “psiquicamente” y por lo tanto no podrá canalizar energías para que las entidades sobrenaturales se manifiesten. Este tipo de pretextos es muy común en los fenómenos de tipo paranormal, tal como ocurre con los mediums en las sesiones espiritistas y con los contactados en los avistamientos. Otro argumento que bien puede considerarse para demostrar que la ouija es tan sólo un simple juego supersticioso, es el idioma. ¿Por qué nunca se comunica un espíritu digamos de Portugal con un jugador de la ouija Cubano en Líbano? La capacidad de las supuestas entidades sobrenaturales para hablar el lenguaje de quien usa la ouija parece ser otra propiedad que debería atribuírsele, ¿o es que sólo llama a espíritus locales?

Generalmente cuando se busca información sobre la tabla güija (según la RAE esta forma es correcta para escribirla y pronunciarla) se obtiene la misma información de de hace ya casi 20 años y que ahora está en Wikipedia. Sin embargo la mayoría de los sitios donde replican la información tanto de Wikipedia como de los sitios que la replicaron por primera vez, aportan poca información nueva que sea relevante, y además en mi opinión, un poco distorsionada. Citan con frecuencia a un profesor de educación básica llamado Larry Bayou que hizo un interesante experimento con sus estudiantes sobre la ouija.

Sin embargo cabe mencionar que el nombre del profesor no es “Bayou” sino Barrieau, y que el experimento fue dado a conocer gracias a un artículo que el propio Larry Barrieau escribió en 1997 para el Comité para la Investigación Escéptica (CSI), en “Skeptical Briefs, volume 7-3” de septiembre de dicho año. La historia mas o menos es la misma que narran en todos lados donde replican el poco preciso artículo de la Wikipedia; el profesor Barrieu hizo que dos estudiantes se sentaran de frente en una mesa, les puso una tapa hecha de roble, colgada debajo de sus mejillas para que no pudieran ver lo que tenían debajo al momento de operar la ouija. Un tercer estudiante registraba las operaciones del apuntador que usarían estos dos operadores de la ouija, pero el tercer estudiante sí podía mirar sin problemas el tablero que estaría debajo del bloqueador que tenían puesto los estudiantes que operarían la ouija. Los operadores por fin pusieron sus dedos en el apuntador y todo estaba listo para realizar el experimento. Cabe mencionar que los operadores no tenían idea qué orientación tendría la tabla ouija en la mesa porque no podían mirarla.

El profesor Barrieau entonces escribió una pregunta que se les haría a los operadores, y escribió la respuesta en un pedazo de papel con la respuesta correcta, la cual insertó en un sobre que le dio al estudiante que registraría las respuestas que la ouija proporcionara. Una vez que la sesión terminó, el estudiante que registraba las preguntas apuntó en un pizarrón los resultados de la sesión con la supuesta respuesta, junto con la respuesta correcta que estaba en el sobre.

Por supuesto hubo réplicas de los estudiantes (que sí creían en el fenómeno paranormal de la ouija y que llevaban una tabla “que sí funcionaba”) y pretextos de diversa índole que normalmente se escuchan siempre por los charlatanes. Y la razón de las protestas es que la ouija no sólo no proporcionó ninguna respuesta, sino que ni siquiera produjo una sola palabra que se entendiera. Y es que nunca lo ha hecho.

Ni tampoco nunca ha habido un “caso real” de posesión demoníaca por causa de jugar la ouija, no ha habido un estudio serio a ninguna “víctima” (como el que se le hace por ejemplo al personaje de Regan MacNeil, interpretado por Linda Blair), no ha habido ningún médico que determine que por causas desconocidas a la ciencia médica, ocurran cosas como el caso del “Exorcista”, no ha habido pues, en poco más de un siglo de existencia del juguete esotérico, prohibición de su uso por ser algo “peligroso”, y aunque la postura de la Iglesia Católica por ejemplo, ante la compra, venta y uso de la tabla ouija es en contra, no tenemos a los sacerdotes haciendo campañas para proteger a sus fieles creyentes de jugar con algo tan dañino y demoníaco. Y aún así tenemos que frecuentemente Hollywood se encarga de sacar películas nuevas sobre el tema, todas ellas una tomada de pelo y aburridas, igual que el juego de la ouija.

Bibliografía:

– El retorno de los charlatanes [http://charlatanes.blogspot.com/2004/11/los-secretos-de-la-ouija-ja-j.html]

– Sobre Kennard [http://www.witchboards.net/kennard.html]

– Historia de la ouija [http://www.witchboards.net/history.html]

– El Escéptico digital [http://digital.el-esceptico.org/leer.php?id=1489&autor=3&tema=78]

– Artículo original de Larry Barrieau en Committee for Skeptical Inquiry (comúnmente no citado ni bien relatado en otros sitios incluyendo Wikipedia) http://www.csicop.org/sb/show/ouija_in_the_classroom

About Indomitus Homo Nomine 5 Articles
Indomitus Homo Nomine; reiniciando el proyecto de Tumbaburros.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*